Una revista con pensamiento universal – Desde 1994

Cómo hacer frente a nuestros problemas cotidianos

12 enero, 2015 LEON SANTILLAN 0 Comments

Ante la perturbadora muralla de los problemas, malo es caer rápidamente derrotado por el abatimiento o la impotencia. Cuando el escollo se alza enhiesto frente a nosotros usemos el ariete del pensamiento creador para sortearlo. Recurrir al pensamiento creativo para el planteamiento y la búsqueda de soluciones a los problemas que nos agobian, debería ser una práctica corriente, aunque de hecho no ocurre de esta manera. Por el contrario cuando un problema nos aqueja tratamos de distraer nuestra atención de diversas maneras para evitar pensar en él. Con este erróneo procedimiento nos alejamos más de la solución y no encontraremos la vía para resolverlo. Si bien es cierto que pensar obsesivamente en un inconveniente cualquiera no sólo nos desgasta, sino que también nos sume en el estupor de la inercia, no obstante es menester dedicar un lapso de tiempo diario a pensar en cómo sortear los problemas que debemos resolver.

Cuando aborde un problema evite por todos los medios la divagación de la mente y el descontrol de la imaginación.

Quienes triunfan en la vida son aquellos que están capacitados para mantener una firme concentración en el asunto que les interesa. Por lo tanto entrene constantemente su capacidad de concentración.

Defina claramente la magnitud de su problema y los elementos con los que cuenta para resolverlo.

Un análisis, no perturbado por emociones negativas, le dará un panorama más halagüeño y real de la situación. Una mirada optimista y objetiva no sobrestimará la magnitud del inconveniente y justipreciará los elementos con los que se cuenta para superarlos.

El cristal oscuro del pesimismo nos impide ver con claridad el camino que debemos recorrer. Recopile toda la información posible en lo referente al problema a resolver.

Busque ideas originales. La mayoría de las personas se mantienen en un estereotipado esquema de pensamiento y, por formación -o deformación- se sienten inclinados a criticar desfavorablemente toda idea que no se adecue a las formas convencionales.

Permita que su imaginación remonte vuelo por las ignotas regiones de lo inesperado.

Todas las grandes ideas son incomprensibles para la mayoría, por lo cual, parecen absurdas en el momento de enunciarlas. Por lo tanto no descarte aquellas ideas que parecieran, de primera intención, descabelladas.

El resolver nuestros problemas es una tarea de nuestro razonamiento, no deje que las emociones negativas nublen su buen juicio, ni permita que el desaliento lo suma en una destructiva inercia.

Por último recuerde que si toma cualquier inconveniente que le surja como un desafío a su invectiva descubrirá que en realidad la vida es sólo un juego que vale la pena jugar.

Previous Post

Next Post

Deja una respuesta

Your email address will not be published / Required fields are marked *