Una revista con pensamiento universal – Desde 1994

by León Santillán

El valor del pensamiento

13 mayo, 2015 LEON SANTILLAN 0 Comments

Algo está funcionando mal entre nosotros.

Pareciera que estamos perdiendo el rumbo, a decir verdad, hemos perdido el rumbo hace ya mucho tiempo. Perdimos el rumbo cuando trocamos nuestros valores espirituales por la hojarasca del craso materialismo.

El hombre moderno no deja lugar en su agenda para reposar en el fértil oasis de la meditación o en la silenciosa introspección, pagando por ello un precio muy elevado: la pérdida de su paz interior.

Tanta prisa, tanto ruido nos ha alejado de nuestra esencia y nos ha sumido en caótico desequilibrio.

La angustia existencial gana terreno en las torturadas mentes de la sociedad actual.

 

Una somera mirada al convulsionado mundo que nos rodea confirma el aserto de lo anteriormente mencionado. Una apocalíptica catástrofe de valores es el oscuro panorama que se presenta ante la mirada impotente del espectador imparcial. Ante esto, puede que el desaliento y la depresión hagan presa de las almas más conscientes y sensibles. Los cadáveres de la cultura yacen esparcidos tras la humeante batalla de la modernidad y, obviamente, éste es un espectáculo profundamente amedrentador.

 

No obstante, por desalentador que sea el espectáculo, siempre existe un atisbo de esperanza. Nada estará inexorablemente perdido mientras subsista un solo representante de las huestes guardianas de la mítica llama de la cultura. Alguien  que esté dispuesto a ofrendar su vida por los nobles valores que dignifican y dan sentido a la raza humana.

 

No nos abandonemos todavía a la derrota”, dice el poeta, “no se abandonen los que han presenciado el espectáculo siempre cambiante de la vida, del amor, del sacrificio, del egoísmo, del dolor y de la alegría, del nacimiento y de la muerte. No nos abandonemos pues la poesía continúa viva y posee una fuerza redentora. El poeta se retrae sólo por momentos de la humanidad. No se siente Dios, ni superhombre, solamente se siente hombre pero exaltando y revelando sus mejores facultades.

El amor y el ensueño se funden naturalmente por la elevación interior y la poesía se desprende como celestiales sonidos musicales  ejecutada por manos invisibles.”

 

Toda nuestra pretendida dignidad radica en nuestra mente  y  por ella nos  elevamos por encima de las bestias. En consecuencia, no hay tarea más noble y dignificante que el cultivar las flores del espíritu  en las áureas regiones del  pensamiento.

 

 

Escrito por LEON SANTILLAN

LEON SANTILLAN

Escritor | Periodista | Artísta plástico | Traductor (Idiomas contemporáneos: Inglés. Francés. Italiano. Portugués. Alemán. Lenguas clásicas: Griego. Latín).
Cinturón negro 5to. dan de Ninjutsu.
Director de La Candela – Centro de Formación y Desarrollo.
Director de Revista La Candela.
Director de Bonsai Center La Candela.
Director de CANON | CONSERVATORIO DE MUSICA PRIVADO.
Canal en YOUTUBE: Canon Conservatorio

Previous Post

Next Post

Deja una respuesta

Your email address will not be published / Required fields are marked *