Una revista con pensamiento universal – Desde 1994

No cejes en la lucha

9 abril, 2015 LEON SANTILLAN 0 Comments

Una somera mirada al convulsionado mundo en que vivimos nos deja ver que el hombre moderno deja de lado valores fundamentales que le permitirían vivir plenamente y en armonía consigo mismo y con los demás.
El hombre de nuestros días no incluye en su agenda momentos para disfrutar de los fértiles oasis de la meditación y la introspección silenciosa y, por ello, paga un precio sumamente elevado: la pérdida de su paz interior.
Tanta prisa, tanto ruido, nos ha alejado de nosotros mismos y nos ha sumido en una neurosis colectiva. La angustia existencial gana terreno en las torturadas mentes de la modernidad.
Una apocalíptica catástrofe de valores y principios es el oscuro panorama que se presenta ante la mirada del espectador imparcial y puede que el desaliento y la ansiedad hagan presa de las almas más sensibles y conscientes.
No obstante, por desalentador e inquietante que sea el espectáculo de la decadencia espiritual, siempre podemos columbrar un atisbo de esperanza y optimismo. No estará todo perdido mientras exista, aunque sea un solo, representante de las huestes guardianas de la llama de los valores culturales dispuesto a dar su vida por los nobles valores que dignifican y dan sentido a la raza humana.

“No nos abandonemos todavía la derrota” , dice el poeta, “no se abandonen los que han presenciado el espectáculo siempre cambiante de la vida, del amor, del sacrificio, del egoísmo, del dolor y de la alegría, del nacimiento y de la muerte. No nos abandonemos pues la poesía continúa viva y posee una fuerza redentora. El poeta se retrae sólo por momentos de la humanidad. No se siente Dios ni superhombre. Se siente solamente hombre pero exalta y revela sus mejores facultades.
El amor y el ensueño se funden naturalmente por la elevación interior y la poesía se desprende como los sonidos de una música celestial ejecutada por manos invisibles”.

Nuestra dignidad como seres humanos se sostiene en el razonamiento y es con esta facultad que nos elevamos por encima de las bestias. Por lo tanto, no existe tarea más noble y fundamental que estimular los vuelos del espíritu hacia las puras regiones del amor.
La conquista del espíritu es tan bella y necesaria que tiene, pues, una misión de progreso. Forma parte de la esencia humana que marcha hacia un futuro mejor.

 

 

Escrito por LEON SANTILLAN

LEON SANTILLAN

Escritor | Periodista | Artísta plástico | Traductor (Idiomas contemporáneos: Inglés. Francés. Italiano. Portugués. Alemán. Lenguas clásicas: Griego. Latín).
Cinturón negro 5to. dan de Ninjutsu.
Director de La Candela – Centro de Formación y Desarrollo.
Director de Revista La Candela.
Director de Bonsai Center La Candela.
Director de CANON | CONSERVATORIO DE MUSICA PRIVADO.
Canal en YOUTUBE: Canon Conservatorio

Previous Post

Next Post

Deja una respuesta

Your email address will not be published / Required fields are marked *